sábado, 6 de junio de 2009

La Stella Vespertina

Sebatuaty, Kukulcán, Nu Chien, Hesperus, Vesper o Stella Vespertina, al fin y al cabo, Venus.
La primera luz en la noche del oeste que siempre dará paso a la última luz en apagarse al alba.
Me gustó el nombre sin llegar a entender el por qué de su elección; pero hoy lo he comprendido: la tarde/noche siempre ha sido el momento en el que las mejores cosas han surgido, en el que la intuición y la creatividad han estado más lúcidas y en la que, probablemente, todos los seres elementales hayan estado cerca de mí.
Hoy soy una tranquila tarde/noche de primavera, verano o incluso otoño: pacífica contemplación, sosiego, análisis y meditada acción con el firme objetivo del contínuo cambio que no importa dónde me lleve, ya que, como los peregrinos (llevaban "veneras" como símbolo de Venus), considero que lo importante es el Camino y éste hay que hacerlo siendo muy consciente de cada paso aunque, como el planeta Venus, este se produzca en una aparente trayectoria retrógrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada